Internacionales

Haití coronavirus: ¿fallo cognitivo, inconsciencia o sadismo?

Por Guyler C. Delva

Es cierto que el pánico, el miedo, el trastorno, el choque, o la inminencia de una desgracia o de una catástrofe, puede hacernos cambiar de actitud, hábito o práctica.

También lo es, y no menos, que ya sea que la serenidad o la tranquilidad de mente, justificada o no, también puede llamarnos a la constancia en nuestras ideas, reflexiones y en nuestras acciones, cuya precisión (supuesta) ya está absuelta y respaldada por nuestro subconsciente.

Viendo a los millones de haitianos que viven en una realidad fangosa, abominable e intolerable en su trajín diario, que parecen gente totalmente desconectada, encerrada en una burbuja gigante, que se creen a salvo de todos los males que afectan a todo el mundo, porque somos mortales.

Es triste, pero muy lamentable, observar el comportamiento irresponsable de muchos de nuestros hermanos y hermanas haitianos que creen que pueden desafiar a la ciencia y la razón fingiendo la bestialidad, un estado de ser que no debería vivir en absoluto como humanos.

Pequeños comerciantes de la ciudad de Petion Ville invaden las calles, en  un gran número, para protestar contra una medida sensata, tomada por el ayuntamiento de esa ciudad, justamente para protegerlos y preservar la vida de la población en un momento en que el coronavirus empieza a propagarse en proporciones inquietantes.

Recientemente, las cintas de rara (gagá) ganaron las calles en varias localidades para responder a una tradición, como si todo fuera normal.

Muchas personas reclaman el derecho a vaquear normalmente sus actividades, sin que estén preocupados por la espada de Damocles que permanece suspendida en sus cabezas.

Eso, a pesar de la hecatombe a la que se enfrentan varios países en todo el mundo, de la que nos hacemos eco, así como de la inminencia de lo que  puede asimilarse a un homicidio masivo (una masacre) orquestado por el  coronavirus.

Los haitianos, despreocupados, todavía disfrutan de creer que la enfermedad no es real y que es una manera de que las autoridades hagan política. ¡Qué ignorancia!

Y con este comportamiento, los incrédulos, endurecidos, pueden provocar la contaminación de un número incalculable de personas que de otra manera no habrían sido infectados. Y miles y decenas de miles de personas serán asesinadas por el cinismo o la ignorancia terca de personas que actúan a sabiendas y deliberadamente.

Nosotros, haitianos, parecemos refugiarnos en una comodidad olvidada donde el subconsciente no sufre ningún shock que pueda llevarnos a cambiar de comportamiento.

¿Esperamos el choque de las montañas de cadáveres que se elevarán por encima de nuestras ciudades y zonas rurales para entender la gravedad de la situación y decidirnos a adoptar una actitud responsable y razonable?

Esta serenidad insensata o esta impactante tranquilidad -que se manifiesta fuera de cualquier lógica comprensible- nos fortalece en nuestras tradiciones socioculturales, en nuestra ignorancia, en nuestros fallos cognitivos que empujan a muchos de nuestros compatriotas a tirarse en esta maldita y macabra empresa de suicidio colectivo que hace mentir las facultades atadas al estado de ser humano, así que animal talentoso, de razón, inteligencia…, al opuesto de las bestias, que actúan por instinto.

Por imprudencia, inconsciencia, maldad, idiotez o sadismo, difundes el canto contagioso y lúgubre de la muerte en toda la ciudad (para lastimar a otros), pero sepa que el cantante que eres será el primero en devolver el alma.

El coronavirus es real y letal. Esto no es política. El lote de cadáveres de Haití será muy pesado si no seguimos escrupulosamente los consejos e  instrucciones de los expertos y del gobierno. De lo contrario, nos inscribiremos en una lógica de suicidio colectivo. ¡Y será bastante tonto!

Además, atacar a personas sospechosas de haber contraído la enfermedad es barbarie.
¿Por qué no nos despojamos de esta bestialidad?

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar