Nacionales

CANTOS Y LLANTOS POR PEPILLO SALCEDO MANZANILLO, MUNICIPIO DE LA PROVINCIA MONTECRISTI

POR ISIDORO SANTANA

Manzanillo es mucho más que un puerto. Es el único lugar, de tierras planas y costeras, que le queda al país para desarrollar un ambicioso polo de desarrollo, sin tener que expropiar terrenos privados ni forzar desplazamientos de población e inversiones privadas.

Es muy alentador que las primeras dos visitas a ciudades del interior realizadas por el Presidente Luis Abinader hayan sido a las dos esquinas más apartadas de la patria, pero también más prometedoras a pesar de su ancestral abandono: Pedernales y Manzanillo.

La primera con un enorme potencial para desarrollar un nuevo tipo de turismo, más inclusivo y ambientalmente amigable; y la segunda para un polo de desarrollo naviero, comercial, logístico, industrial y energético. En este caso me voy a referir a Manzanillo.

En un artículo reciente publicado por el escritor Miguel Ángel Fornerín (El espacio de la memoria, del tiempo recuperado al imaginario social), en el suplemento Areíto del diario Hoy, nos recuerda inquietudes expuestas históricamente por algunos de los más preclaros pensadores dominicanos, incluyendo Américo Lugo, Peña Batlle y Juan Bosch, definiendo como una tragedia para la nación dominicana la desintegración territorial que se inició con las devastaciones de Osorio.

De Peña Batlle cita que, “luego de criticar el monopolio del puerto de Santo Domingo sobre las ciudades despobladas, señala: “con solo haberse declarado uno de los puertos del norte, la Española hubiera mantenido la estabilidad de su comercio y habría con ello echado las bases de una nacionalidad homogénea y normalmente desarrollada”

El problema es que la cosa no paró con el siglo XVII. Todavía a mitad del siglo XX, el censo de 1950 registra en las provincias del norte, que conocemos como el Cibao (de Dajabón a Samaná), el 52% de la población nacional, mientras hoy, pendiente del censo que debió hacerse este año, la ONE estima que tienen apenas el 32.7%. Y Manzanillo es el único gran proyecto a la vista que puede ayudar a revertir esa tragedia.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar