Internacionales

Muerte Diego Armando Maradona enluta al fúftbol y aguijona al mundo.

POR LUIS MANUEL BAEZ

Fidel Castro Ruz, Hugo Chávez y Diego Armando Maradona.

Diego Armando Maradona, fallece en la misma fella de la muerte de Fidel Castro, este ultimo en el 2016.

Santiago, República Dominicana.- El mundo del fútbol está conmocionado. En la República Dominicana también.

Argentina hay tres íconos: “Cargos Gardel” de la canción 20 años no son nada; la política “Evita Perón” y el futbolista “Diego Armando Maradona Franco”.

El tango de Carlos Gardel cala en los corazones de millones de humanos en el mundo, cuya muerte se produjo en un «raro accidente de avión» el día 24 de junio de 1935.

Evita Perón, adquirió fama cuando en el año 1947 impulsó y consiguió la sanción de la Ley de sufragio femenino, la cual buscó la igualdad jurídica de los cónyuges, la patria potestad compartida a través del artículo 39 de la Constitución.

Ella, falleció debido al cáncer de cuello de útero que padecía el 26 de julio de 1952, a la edad de 33 años.

Este miércoles 15 de noviembre del año 2020 muere el único ícono argentina que quedaba vivo el futbolista “Diego Armando Maradona”.

Su muerte aguijonea el alma de millones de sus seguidores.

Diego Armando Maradona Franco más que un jugador ganador de fútbol fue un revolucionario.

Nació Buenos Aires, en la ciudad Dique de Luján en el año 1961.

Murió este miércoles 25 de noviembre del año 2020 a la edad de 60 años.

El astro falleció de un paro cardiorespiratorio en su casa en Buenos Aires, dijo su abogado a la prensa local.

Brillante futbolista y diestro entrenador.

Cuando jugaba se desempeñó como  mediocampista ofensivo.

Más reciente, en el año 2019, dirigió al equipo Gimnasia de La Plata de la Primera División de Argentina

Considerado uno de los futbolistas argentinos más grandes de la historia, comparado a menudo con el legendario el Rey Pelé.

Tenía excelentes habilidades con el balón y su depurada técnica igualó al brasileño Pelé.

Maradona tenía un carácter era difícil, los problemas de salud y la adicción a las drogas malograron parte de su carrera, aunque no impidió que su genialidad brillase en numerosas ocasiones.

Al ganar en el año 1979 el campeonato mundial juvenil con la selección de su país y triunfar dos años después en el Boca Juniors, inició un periplo europeo que lo llevó al F.C. Barcelona en el 1982 al 1984.

Después a Nápoles 1984 hasta 1991 y el Sevilla 1992- 1993.

Regresó a su tierra Argentina donde jugó en el Newell’s Old Boys y en el Boca Juniors antes de retirarse en 1997.

Con la selección Argentina participó en cuatro mundiales y se alzó con el título mundial en el de México en el año 1986, en el que tuvo una portentosa e inolvidable actuación.

Lo apodaba “el Pelusa de Villa Fiorito”, donde transcurrió su infancia y desde donde saltó a la fama.

Fichado por Argentinos Juniors, debutó en la primera división en 1976, diez días antes de cumplir 17 años.

Siguió jugando en Argentinos Juniors hasta 1980.

Fue el máximo goleador de los torneos argentinos de los años 1978, 1979 y 1980.

En el 1979 formó parte de la selección juvenil que ganó el campeonato del mundo.

Llegado el 1981 pasó al Boca Juniors equipo con el que salió campeón ese mismo año.

La aventura europea

Contratado en 1982 por el Fútbol Club Barcelona por 1.200 millones de pesetas equivalente a la suma de 7.2 millones de euros, una cifra astronómica en la época, donde consiguió con los azulgranas la Copa de la Liga, la Copa del Rey en 1983 y la

Supercopa de España 1984.

Contrajo hepatitis y una lesión perjudicó su rendimiento.

De nuevo por una cantidad astronómica pasó en 1984 al Nápoles, con el que ganó las ligas de 1987 y 1990, la copa UEFA de 1989 y la Supercopa de Italia de 1991.

Con la camiseta del F. C. Barcelona.

Pasó su etapa italiana contrajo matrimonio con Claudia Villafañe, de la que tendría dos hijas, Dalma y Giannina.

Permaneció en el Nápoles hasta 1991, año en que un control antidopaje detectó consumo de cocaína, por lo que fue suspendido por 15 meses.

Luego detenido en Buenos Aires en una redada policial.

El 28 de abril de 1992 quedó en libertad y tuvo que afrontar una acusación de suministro y tenencia de drogas.

Su carrera internacional finalizó tormentosamente en el Sevilla, equipo con el que no llegó a completar la temporada 1992-1993.

Retornó a Argentina de su experiencia europea, actuó en el club rosarino Newell’s Old Boys 1993-1994 y al cumplir la suspensión impuesta en 1994 por la autoridad futbolística internacional (FIFA), volvió a vestir la camiseta de Boca Juniors en 1995, en una temporada irregular en cuanto a su rendimiento.

Pero en octubre de 1997 anunció su retirada definitiva después de, una vez más, dar positivo en un control antidopaje.

En 2008 fue nombrado director técnico de la selección argentina de fútbol, y su gestión, como cabía esperar, fue controvertida: pese a contar con figuras de la talla de Leo Messi a quien reconoció como su sucesor, el combinado albiceleste no pasó de los cuartos de final en el mundial de Sudáfrica de 2010.

Su pobre trayectoria como entrenador continuó en los Emiratos Árabes Unidos, Bielorrusia, México y al final en su Argentina natal donde ejercía como técnico del Gimnasia La Plata.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar