Nacionales

Ajo y Cebolla: Eso es Echar un pelo al sancocho…

En un país donde ni-siquiera se respeta la ya tradicional medida de cierre a las 7 de la noche, como es posible creer que los días 24 y 31 luego del cierre de los negocios de expendió de bebidas alcohólicas a las 7 le faciliten a los ciudadanos la libertad para que regresen a sus hogares a la una de la madrugadas para el supuesto regreso a sus hogares,

No es que uno quiera estar aguando fiestas, ni mucho menos pretenda echar un pelo al sancocho, pero cualquiera se pone chivo con eso de que el toque de queda los días 24 y 31 arranca a las 7, pero con libertad para transitar de regreso al hogar hasta la una de la madrugada.

Bueno, si yo fuera de París y viniera a pasarme Navidad en este tesoro del Caribe, no tendría nada en que dudar porque asumiría que, también aquí como en mi país, el ciudadano tiene un desarrollado sentido de respeto a ley, además de que cumple sus deberes al pie de la letra.

¡Pero somos de la loma y sabemos muy bien cómo cantan en el llano! El juego se tranca a las 7 para los negocios y celebraciones en espacios públicos, pero los que se agruparán en casas, difícilmente respetando el protocolo, tendrán una diferencia a favor de cuatro horas, que no pasarán rezando.

Téngalo clarito, después de abombarse de cena y romo, de sentirse bacano y buchú por el doble, muchos se van a poner aceitosos, prolongarán los tragos y faltando 10 minutos para la una, recogerán sus motetes, meterán a la familia en el carro y saldrán como un bólido, porque están una hora de distancia de su casa.

 Por favor no es que queramos ser ave de mal agüero, pero encomendémonos temprano a papa Dios para que evite que se nos disparen los números de accidentes de tránsito y contagiados del Covid-19.  escúchanos señor!

PERFECTO MARTINES

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar