Nacionales

Phil Ochs: “Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo”

La Revolución de Abril: 56 años después (1 de 4). No existe discusión: Phil Ochs (1940-1976), sureño y tejano para más señas, es uno de los cantantes más emblemáticos de la música “folk”, protesta y contracultura norteamericana, junto con Bob Dylan y Joan Baez.

                                                                      Phil Ochs. 

 

A pesar de su enfermedad (era bipolar), su trágica y corta vida fue intensa. Era reconocido como uno de los artistas más comprometidos de ese período; estuvo de forma militante en la Sudáfrica del apartheid en los 70.

En Chile, cuando Salvador Allende (fue amigo de Víctor Jara) recaudó fondos con Dylan luego del golpe de Pinochet para ayudar a las víctimas; estuvo preso en Uruguay y Argentina, y casi lo desaparecen en Bolivia (si no es por el capitán del avión que evitó que la seguridad boliviana le echara mano) y por poco le matan en Tanzania (la golpiza afectó sus cuerdas vocales).

Amigo de Martin Luther King y de Malcom X (luego de que este último entendiera que no todos los blancos eran “demonios”), como colofón podemos indicar que llegó a tener uno de los expedientes más gruesos del infame programa COINTELPRO del FBI.

Su canción “Here’s to the State of Mississippi”, que es una pieza impresionante en fuerza y contenido, fue un himno de la lucha por los derechos civiles en los años sesenta y recientemente fue escogida como una de las 10 canciones que marcaron la línea de ese movimiento. Hace unos años se hizo un documental llamado “Soundtrack for a Revolution”, que analiza las mismas.

Uno de sus trabajos se llama “The Marines has landed in the shores of Santo Domingo” (“Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo”, o simplemente “Santo Domingo”, canción prácticamente desconocida en nuestro país, por lo menos para nuestra generación) y es una crítica mordaz a la intervención militar norteamericana de abril de 1965

Tomé una versión de un concierto que grabara en el año 1966, en Central Park, Nueva York, porque me pareció una de las mejores [nuestro Leo Susana, tiene una versión acústica espectacular, que también animo a que escuchen], sobre todo por el introito e hice una traducción libre. Si bien él nunca estuvo en el país (por lo menos en mi conocimiento) y su visión del conflicto y de nuestro país puede ser un poco “naive”, nos da una idea de lo que pensaba ese importante y laureado movimiento “folk” del proceso de la Revolución de Abril, del que se cumplen 56 años y de cuál era su opinión sobre las actuaciones del gobierno de Lyndon B. Johnson, durante ese período.

A continuación, la traducción:

“Ha habido un cambio dramático en la política exterior norteamericana en los meses recientes, tomemos la República Dominica por ejemplo, lo que hicimos (risas),… hace un tiempo, matando algunas personas aquí y allá, sobre todo allá (risas),… salvando el día para la libertad, la democracia y el hemisferio occidental,… lo hicimos de nuevo mis amigos, yo estuve allá en la República Dominicana, entreteniendo las tropas (risas),… no voy a decir qué tropas (risas),… estuve allá con un grupo de la USO [United Service Organizations (USO).

Organización fundada en 1941, para servicios sociales de los soldados de Estados Unidos, que entre otras cosas lleva artistas norteamericanos a visitar las tropas en el exterior], que incluía a Walter Lippmann [Intelectual norteamericano, muy crítico de su gobierno] y Suppy Sales [personaje de televisión infantil de los años 50 y 60] (risas)… toqué en una pequeña cafetería llamada

“El Francotirador” (risas)… y esta es mi canción más impopular, con el poético y simbólico título de “Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo”…

Y los cangrejos están locos, se escabullen de atrás para adelante

La arena está ardiendo

Y los peces toman vuelo y se dispersan de la vista

Sus trayectorias cambian.

Como las gaviotas descansan sus nidos en los fríos cañones

El mar se está revolviendo

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

El pescador suda, hace una pausa sobre sus redes

El día está ardiendo

A medida que los buques de guerra se mecen y truenan en la bahía

Alto en la mañana.

Pero el muchacho en la orilla ya no tira más piedras

Corre dando la alarma

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

Las calles están quietas, hay silencio en las colinas

La ciudad está durmiendo

Y los agricultores languidecen en un amanecer plateado

Sobre los campos que cuidan.

Con las primeras tropas que desembarcan y ponen pie en la arena

Las banderas están desplegadas

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

Un sol que no sonríe está brillando sobre

Los soldados que cantan

En una nube de polvo, convertida en torbellino, les silban a las chicas

Se están volviendo más audaces.

Las ancianas suspiran (sollozan), piensan en recuerdos ya pasados

Se encogen de hombros

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

Listos para cualquier truco, con sus bayonetas caladas

Ahora ellos están avanzando

Y los tanques hacen marcas pasando al lado de las temblorosas chozas

Donde el miedo se está develando.

Todas las jóvenes esposas llenas de miedo, dan la espalda al desfile

Con los bebés que están sosteniendo

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

El crack de una bala suena, las tropas se lanzan al suelo

El francotirador está llamando

Así que disparan sus armas, mil a uno

No tiene sentido ser silencioso.

Él agarra su cabeza y se tambalea hasta el borde

Míralo cómo está cayendo

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

En la plaza roja, las multitudes vienen a mirar

El calor se está inclinando

Y los ojos de los muertos están volteando cada cabeza

Hacia las viudas que gritan.

Pero los soldados hacen una oferta, dando caramelos a los niños

Sus dientes brillan

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

De arriba a abajo de la costa, los generales hacen un brindis

La rueda está girando

Y los cobardes y las putas están mirando a escondidas

A través de las puertas para ver quién está ganando.

Pero los traidores pretenderán que esto está llegando a su final

Cuando está comenzando

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo.

Y los cangrejos están locos, se escabullen de atrás para adelante

La arena está ardiendo

Y los peces toman vuelo y se dispersan de la vista

Sus trayectorias cambian.

Como las gaviotas descansan sus nidos en los fríos cañones

El mar se está revolviendo

Los marines han desembarcado en las costas de Santo Domingo”

Los animo a escucharla.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar