Locales

Lo que al días de hoy se saborea en nuestro país

Lo que al día de hoy se saborea en República Dominicana no es una rica sopa de vegetales y mariscos, ni un guiso de paticas de puerco con yuca y aguacate. ¡Para nada! Lo que está servido en la alborotada mesa criolla, es un condensado sancocho de siete carnes y una invitación, como postre, a beber lavagallos para evitar una indigestión que nos mate de súbito. ¿Siete carnes?:

La presión por la peligrosa situación de Haití, cancelados por presuntas acciones dolosas en el Inabie, ministerio de la juventud y el INPOSDOM, generales y coroneles apresados en una nueva oleada conocida como Coral G5, inflación privilegiada en toda América Latina, carrera galopante y sin control de aumentos en los precios de la comida y de muchas cosas más, desmonte del subsidio eléctrico y el terror que nos anuncia Ito cada viernes con los precios de los combustibles.

Aunque el cuadro no es solo para rezar, a Papá Dios hay que pedir conceda sabiduría al presidente Luis Abinader para que pueda manejar con destreza el complicado panorama nacional, igual que ilumine a muchos de sus funcionarios que lucen ir por rutas diferentes a la del mandatario. Y naturalmente, al pueblo que ha asumido con envidiable estoicismo el abigarrado panorama, tragando con sobrada paciencia el susodicho sancocho… ¿Buen provecho?

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar