Nacionales

Director de Control fronterizo y un Inspector de Migración tenían red mafiosa.

Atrapados por las autoridades judiciales quedaron Roberto Méndez Pérez, coordinador de control en el puesto fronterizo en Jimaní de la Dirección General de Migración y el inspector Johan Rosario Castillo.

Roberto Méndez Pérez, coordinador de control en el puesto fronterizo en Jimaní de la Dirección General de Migración y el inspector Johan Rosario Castillo

El Ministerio Público a través de la “Operación Iguana”, desmanteló la red del crimen organizado dedicada al tráfico de inmigrantes, arrestó a civiles y a los funcionarios de Migración.

Están presos, Keliton Eduardo Vólquez Guzmán, Delson Manuel Medina Díaz, Dominga Guzmán, y Deivi Nova Reyes, para ser juzgados en la justicia.

El órgano del sistema de justicia explicó que la desarticulación de la organización criminal fue posible por la ardua labor de inteligencia desarrollada con la colaboración de la Dirección General de Migración y la División Especial de Crímenes Transnacionales.

Fue la Procuraduría Especializada Contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, que dirige la procuradora de corte Yoanna Bejarán.

Concluyeron la ejecución simultánea de nueve allanamientos practicados en Independencia, Jimaní; Bahoruco, Neiba, y en la provincia Pedernales.

Los allanamientos permitieron al Ministerio Público ocupar como evidencia siete vehículos, 127 pasaportes de ciudadanos extranjeros, dinero en efectivo, por la suma de 116 mil pesos dominicanos y 383 dólares; cientos de documentos, un arma de fuego, calibre 9, Fab92.

Detalló que la red utilizó a la frontera dominico y haitiana como centro de operaciones, con sede en la provincia Independencia, municipio Jimaní.

Desde donde lograron trasladar a personas, las cuales introdujeron a territorio dominicano debido a que su cabecilla se desempeñaba como coordinador migratorio en Jimaní.

Quien lideró la violación de los controles migratorios que debía ejecutar en nombre de la Dirección General de Migración.

El desmantelamiento de la red se llevó a cabo en el marco de la investigación del Caso La Placa, por el que el 8 de diciembre del pasado año.

En esa ocasión fue arrestado Deivi Novas Reyes, quien transportaba de manera ilegal, a bordo de una motocicleta, a una cubana con su hija de siete años.

El arresto de Novas Reyes se produjo en el puesto de chequeo fronterizo del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza (Cesfront) y de la Dirección General de Migración, conocido como La Bomba, ubicada en la sección Mal Paso, de Jimaní.

En poder del imputado fue ocupado un carnet de empleado del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa), a nombre de Yonathan Batista, el cual posee una fotografía con la imagen de Deivi Novas Reyes, y que utilizó, en principio, para identificarse frente a los agentes actuantes.

Tras esas actuaciones se ocupó en poder de la señora Yilian Salas Lores, cuatro pasaportes, uno a su nombre y otros tres que a dos niñas y a una cubana.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar