Nacionales

A las playas de República Dominicana, en Semana Santa no le cabía un mandao.

Por Juan González

Este sábado Santo, miles de bañistas visitaron algunas de las playas, disfrutar del sol, el viento y el agua salada.

Mientras, otros, se pasaba un buen rato acompañados de familiares y amigos, combatiendo el calor con una buena bebida.

La popular playa de Boca China fue el escenario donde miles de turistas locales y extranjeros se dieron cita.

La influencia de una batida de distintos ritmos entre ellos reguetón, rap, dembow, merengue bachata, Rock para combatir el sofocante calor de este verano.

Esta es una de las más hermosas playas del país por sus suaves arenas blancas y sus tranquilas aguas, de un color azul cristalino y poco profundas, su popularidad está basada en su tamaño y su cercanía con el Gran Santo Domingo, que es la metrópolis más importante del país.

En el verano y en los largos feriados como este de Semana Santa, la playa de Boca Chica se convierte en el lugar ideal para vacacionar ya que su excelente ubicación geográfica a menos de una hora de cualquier lugar del Distrito Nacional y la provincia de Santo Domingo la hacen un lugar barato donde pasar un día. 

Por sus aguas poco profundas que componen una bahía de un kilómetro y medio de anchura, y unos 400 metros a lo largo, donde hay un arrecife que sobresale y tiene la forma de un medio circulo gigante, la convierten en una enorme piscina gigantes de agua salada gratis. 

Aunque se puede encontrar una gastronomía muy exclusiva basada en pescados y mariscos, la popularidad del lugar son los pescados fritos con tostones, grandes yaniqueques de harinas también llamados Long Play.

Sin embargo, el vacacionista de barrio y de bajos ingresos por lo regular lleva su comida y bebida la cual está basada en moro de gandules, espaguetis, pollo horneado, pan con salami y queso, y refrescos.

Playa Guayacanes

Cientos de personas pasaban un buen rato en esta hermosa playa que su tamaño y ubicación la hacen un poco más exclusiva que Boca Chica. 

Con oleaje más intenso y una profundidad más variable, esta playa de arena dorada fue en escenario en donde los visitantes pasaron un sábado santo bajo un sol naciente o poder ver el ocaso de un hermoso día.

Playa de Juan Dolio

En esta playa nada era distinto que en las otras. Cientos de bañistas, hombres, mujeres, niños y niñas, sin importar su edad condición credo o ciudadanía disfrutaban del cálido sol, en las tranquilas aguas de una de las playas más importantes del país.

Juan Dolio, una localidad famosa no solo por su irresistible litoral, sino por la cantidad de restaurantes y viviendas de veraneo es otro de los sitios más visitado durante estos días santos, ya que poder ver una puesta de sol, mientras se disfruta de una buena cena, bebida o compañía es algo subliminal.

 

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar